Una instalación audiovisual reflexiona sobre la preservación de los archivos de video magnético

En la antigua Grecia, se llamaba ékphrasis al arte de describir las imágenes mediante palabras y hypotýpōsis a una ilustración en donde lo representado tenía tal grado de detalle que llegaba a aparentar encontrarse presente. Estos dos conceptos son de utilidad para comprender la intermedialidad de la obra Espero recordarlo todo de Ivana Nebuloni, que desde el 5 de septiembre se exhibe en el Centro Cultural CCK. En el marco de la muestra de las obras ganadoras del concurso Arte y Tecnología del Fondo Nacional de las Artes, la obra de Nebuloni se exhibe por haber recibido el Segundo Premio.

Con la forma de una instalación audiovisual, la obra alterna entre la écfrasis y la hipotiposis ya que propone un interlocutor que debe sentarse en un sillón de época y hablarle a un micrófono al que debe dirigir su voz describiendo con palabras las imágenes de un recuerdo de su infancia (écfrasis). Mediante un antiguo televisor a tubo de rayos catódicos y de carcaza simil madera, las palabras pronunciadas al micrófono se transforman en la pantalla de la TV en representaciones audiovisuales del recuerdo de la infancia con la intención de hacerlo presente (hipotiposis).

Nebuloni interconecta así pasado con presente, tecnología con memoria, imagen con palabra, y una serie de aspectos técnicos que son de interés indagar como el uso de artefactos analógicos, cintas magnéticas, transcodificaciones de video magnético a video digital, etc. Su obra se basa en el uso de archivos audiovisuales familiares que responden a la estética y la técnica de una generación (la nacida en medio de los ochenta) y plantea una interesante reflexión entre archivos, memoria e imágenes, aspectos sobre los cuales nos interesó conversar con su autora:

Patrimonio Audiovisual: ¿Qué vínculo existe entre el video magnético y la memoria?

Ivana Nebuloni: Una de las fundamentaciones de la obra se basa en la imposibilidad de acceder a una imagen de mi infancia cuando yo era muy niña si no fuese a través de la cinta magnética conteniendo una imagen en movimiento. Es decir, no existe en uno la percepción de uno mismo si no es de alguien que lo registró desde afuera. Es más, muchas veces uno tiene un vago recuerdo de algo que vivió, pero la imagen que produjo la cámara completa la escena… por ej. un cumpleaños de cuando uno era chico. En relación al soporte, la imagen tiene un valor sentimental muy fuerte por tratarse de un archivo familiar y, por otro, algo que he querido hacer de manera muy intencional, que es trabajar sobre un soporte relacionado con mi generación, hablar de lo que conozco, de la generación que me pertenece. Incluí no sólo archivos familiares propios sino de muchas otras familias, para evitar la autoreferencia y de esa manera poder establecer un diálogo con otros. En este sentido he investigado sobre varios archivos familiares y, por lo que digo, especialmente recolectando grabaciones sobre cintas magnéticas. Esas imágenes sirven en la obra como una emulación de ese momento familiar en donde se recuerda entre parientes algún suceso del pasado, y donde cada uno comienza a formular distintas narraciones de ese hecho, y lo que aporta cada uno permite reconstruir eso que ya fue, eso que ya es pasado. Algo de esto intenté recrear con la obra Espero recordarlo todo.

PA: ¿Con qué problemas te encontraste al trabajar con los archivos familiares?

IN: Encontré problemas de todo tipo. Desde los hongos a la falta de color, o por ej. algo más grave, de cintas en donde quien me la entregaba estaba seguro que allí se encontraba una grabación que había hecho con su hermano de una animación casera con técnica de stop motion, y cuando reproducías el cassette te encontrabas que eso ya no estaba, que alguien había grabado encima un programa televisivo de un canal determinado. Esa persona no podía creer que alguien de la familia le había grabado encima un programa de televisión y había perdido aquello que era tan valioso para su historia personal. Esto fue recurrente. Podríamos decir que en su momento era habitual no valorar las imágenes por ser imágenes de un presente y entonces grabar encima cualquier otra cosa para reutilizar el cassette. Con el tiempo el valor de esa imagen perdida es inconmensurable, pues implicar perder el acceso a esa historia pasada a través de la representación tan rica del audiovisual. También, me pasó de encontrarme una imagen sin sonido, o el sonido de una cinta vieja con otra imagen arriba, o como señalaba, con hongos, que produce que la imagen se vea en blanco y negro o que se viren los colores. Esto habla del material y pero también de la poca conciencia que hay en la sociedad sobre ese tipo de archivos, porque quizás lo guardaron en un lugar que no es aconsejable para su conservación y también habla del cuidado que merecen estos materiales porque llegamos a un momento de la historia donde debemos empezar a pensar seriamente en ellos y en su preservación.

PA: Y también deberás haber tenido problemas con los artefactos tecnológicos, las reproductoras de las cintas magnéticas…

IN: En primer lugar tenía una videocasetera que se rompió en medio de la digitalización, el cabezal no recibía bien los colores de la cinta, y hasta en algunos casos el aparato enganchaba la cinta… Esto por supuesto fue en una etapa de prueba con videocassettes que no tenían el valor documental del material de archivo. Luego he tenido problemas de incompatibilidad entre la tecnología analógica y digital, el cabezal dejó de leer, tuve que mandar a repararla, luego conseguí otra videocassettera. Luego era muy importante el televisor en términos de que tenía que evidenciar también la época a la que hace referencia la estética de los videos. Decidí utilizar un televisor Groundig modelo de gabinete simil madera, de tubo, muy característico de una época, es más, cada vez que alguien veía la obra mientras la estaba realizando decían “uy mirá, el televisor que estaba en casa” o declaraciones por el estilo, que me confirmaban que iba por buen camino porque el artefacto les recordaba también ese momento del pasado al cual evoco con mi obra. Esto también representó un problema, por un lado en la conversión de señales, porque paso de una señal analógica a una digital y luego nuevamente a una analógica. El problema está en que la obra hace un paso de una computadora con una señal VGA y de ahí a un conversor de VGA a RCA y luego convertir esa señal de RCA a Antena mediante un modulador de señal, que he tenido que traer desde el exterior. Ahora bien, la obra está montada en el quinto piso del CCK y en esa zona de la ciudad de Buenos Aires y a esa altura la antena del televisor captaba señales de televisión, señales de radio, señales de todo tipo, el televisor estaba funcionando como una gran antena. Entonces teníamos que ver si la señal entraba en NTSC o en PAL, ajustar la sintonía, etc. Con las tecnologías que son de algún modo “obsoletas” estás expuesto a que deje de funcionar, de que tengas que cambiar una pieza, de que tengas que salir a buscar un técnico especializado…

PA: ¿Te costó encontrar ese televisor en particular? ¿Te costó encontrar a los técnicos especializados?

IN: Sí, me costó porque hay pocos y los que hay tienen el tubo ya agotado… Desde que inicié la obra, he comprado varios televisores porque iban teniendo distintos desperfectos, los arreglaba, a veces esto era complicado porque debía encontrar el técnico especializado que ya no quedan muchos que tengan este conocimiento específico. Uno de los técnicos tuvo que conseguir un repuesto traído de San Pablo, Brasil, muchas veces esto no es posible y entonces también por más que el técnico tenga el conocimiento no tiene las partes para resolver el problema. Esos conocimientos son muy importantes de preservar, porque hay muchos inconvenientes que no necesitaban un repuesto sino de un saber sobre esa tecnología para poder resolverlos.

INFORMACIÓN IMPORTANTE

La instalación audiovisual Espero recordarlo todo puede visitarse de miércoles a domingos y feriados de 13 a 20 h. hasta el 8 de diciembre en el Espacio de Sonido y Arte Digital Sala 503 del CCK (Sarmiento 151, CABA)

Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *