Sobre la restauración de «Enamorada»: volver a ver la metáfora estética de la revolución

BOLOGNA.- En la Sala Martin Scorsese, Cinema Lumière, Cineteca de Bologna, Italia, las luces se apagan y la pantalla re escala su tamaño. Lo que está a punto de pasar es, sin duda alguna, una demostración de grandeza y un viaje fiel en el tiempo.

Emilio “Indio” Fernández es, para muchos, el padre del cine Mexicano en la edad de oro y aquel que narró los ritos y costumbres de su tierra mejor que cualquier otro. Injusto sería no adjudicar el rol de aquel que representa la voz de los desposeídos, la fuerza de la tierra, y el amor por la patria.

Nuevamente estoy frente a Enamorada (1946) y sin embargo siento que nunca la vi. Versiones anteriores a ésta han requerido un visionado múltiple para lograr introducir el imaginario mexicano de forma directa. Ahora, libre de imperfecciones propias de copias televisivas, falsos re-encuadres, marcas de proyección o deformaciones, Enamorada es lo que siempre debió haber sido: una metáfora estética de la revolución.

El cielo mexicano diferencia sus capas debido a su contraste, los ojos de María Félix son un universo aparte, en donde el odio y la belleza hipnotizan a cualquiera, y Pedro Armendariz irradia luz propia. La práctica de restauración fílmica ha evolucionado, y la forma en que es llevada a cabo, ha tenido un profundo efecto en las prácticas políticas, culturales y comerciales de quienes las realizan, teniendo siempre objetivos claros y audiencias específicas.

La restauración de imágenes en movimiento se distingue de la mayoría de las otras prácticas de restauración cultural ya que el resultado final no siempre implica el contacto directo con la obra original: el trabajo terminado siempre será una obra que sustituya a la original.

Esta copia restaurada y preservada en 4K en 2018, fue posible gracias a la unión entre «UCLA Film & Television Archive», al «World Cinema Project» de The Film Foundation, la «Filmoteca de la UNAM» y la Cineteca de Bologna.

La textura general de la copia restaurada de Enamorada representa los valores de la cultura mexicana exacerbando el grano de la tierra, la aspereza del suelo, y el viento renovador que nos sumerge en la piel resplandeciente de Maria Felix. Aquella piel, perfecta hasta el detalle más extremo, que como no podemos tocar, la dejamos fluir. 

Por Ana Lucía Amor
Vice-presidenta
Sociedad por el
Patrimonio Audiovisual

Noticias

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *