¿Qué es la Restauración Digital?

Durante los últimos diez años se ha desarrollado un área específica dentro del campo de las artes audiovisuales denominada Restauración Digital (DR, por sus siglas en inglés). La creciente programación de películas restauradas digitalmente en festivales de todo el mundo, como así también en televisión o en plataformas de video a demanda, entre otras, demuestra la evolución del dominio de herramientas especializadas para hacer accesibles las obras audiovisuales acorde a las tecnologías actuales de reproducción de imágenes en movimiento. Pero ¿qué es exactamente la Restauración Digital?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el trabajo desarrollado en el área de Restauración Digital (DR) está enfocado en la reparación de imágenes deterioradas, tanto fílmicas como de video, con el objetivo de que recuperen su aspecto original. Para ello se analiza el material con el que se cuenta, luego de un trabajo de investigación en profundidad, y se diseña un plan de restauración acorde a la particularidad de cada caso específico.

Para llevar a cabo las tareas de restauración digital se requiere de la dominación de técnicas y fundamentos teóricos relativos a procesos fotográficos, especialmente los vinculados con problemas físicos del soporte fílmico; como así también los procesos implicados en la digitalización de imagen y técnicas de composición visual digital (efectos visuales).

 

 

Las operaciones más comunes consisten en mejorar el trackeo (tracking 2D) de las tomas para su posterior estabilización, la detección de manchas, polvo o suciedad a eliminar posteriormente, la corrección de diferencias de densidad y de color (flickeo), el borrado de pelos presentes en la imagen, etc. Se agrega o quita el grano/ruido que la imagen tenga, según lo requiera cada caso, se interpolan cuadros, y se ajustan y mejoran los problemas de foco; entre otras cosas.

La sección perdida o dañada se rellena utilizando información del resto de la imagen. La imagen se recorta por capas, o bien es separada en distintas secciones, a través de técnicas como la rotoscopia (utilización de máscaras para generar una animación sobre el soporte digital) a la que se aplican filtros específicos, afectando sólo a la porción de imagen deseada.

El diseño de máscaras animadas y técnicas como clonar, pintar y rellenar, requieren de una gran precisión y son realizadas manualmente cuadro a cuadro de forma casi artesanal.

 

 

El resultado es una secuencia de imágenes cuyo aspecto evita las marcas del deterioro o del paso del tiempo. El material restaurado alcanza así el nivel requerido para su distribución en diversos medios y ámbitos de exhibición: DCP (Digital Cinema Packaging), DVD, televisación ya sea por cable o por canales de televisión digital abierta, archivos institucionales, websites, VOD (Video On Demand), etc. Es lo que comúnmente se conoce como el entregable o delivery, es decir, las características técnicas que tendrá que tener la copia que se utilizará para el acceso de los distintos públicos. Por otra parte, y a los efectos de su preservación, se realiza un master digital sin compresión en soporte LTO (Linear Tape Open) o, en el mejor de los casos, el return to film, la impresión en película fotoquímica para su conservación a largo plazo.

El área de Restauración Digital (DR) forma parte de una cadena fundamental para la preservación de archivos históricos y del patrimonio audiovisual mundial. Los trabajos de restauración digital son de un valor crucial en la preservación y difusión de nuestra historia y nuestra cultura, con un impacto significativo en la educación audiovisual y la generación de nuevos públicos.

 

Por Ana Lucía Amor

Lic. en Artes Audiovisuales

Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *